Diez frases del Papa para incitarnos a celebrar la eucaristía y profundizar en su valor


Algo tan común en nuestras parroquias es la misa, pero ¿Alguna vez te has preguntado qué piensa el Papa sobre la misa? ¿Por qué es importante la misa? ¿Qué ideas tenemos cuando asistimos a misa el domingo?

Este tema ha sido de mucho interés para el papa Francisco. De hecho, en la página web del Vaticano, hay un blog interesante que recoge todas sus catequesis sobre la misa. Por eso, aquí hemos recogido diez frases que pronunció y tuiteó en diferentes momentos porque nos parecen motivadoras para nuestra vida sacramental. Son frases programáticas, sencillas y profundas, que bien pueden ayudarnos a acercarnos al sacramento más importante de nuestra vida de fe, que es la eucaristía.

Estas ideas clave podemos compartirlas y comentarlas con nuestros catequizandos. Te invito a transcribirlas en cartulinas y entregar una a cada niño o niña, que podrán leer en algunos encuentros. Otra opción puede ser imprimirlas tal y como están y compartirlas con los padres de familia en alguna reunión para que tengan un contenido valioso que sus hijos están recibiendo en sus catequesis de primera comunión.

 

  1. La Eucaristía es un encuentro con Jesús

«Los sacramentos, especialmente la penitencia y la eucaristía, son momentos privilegiados para el encuentro con Cristo» (8 de febrero 2014).

En otro momento el Papa lo dijo a modo de invitación: «No se cansen de encontrar al Señor Jesús en la oración, la escucha de la Palabra de Dios y en la participación en la eucaristía» (13 de junio 2018).

  1. La eucaristía es la antesala del paraíso

«La eucaristía es la «reservación» del paraíso; es Jesús que nos guía en nuestro camino hacia la vida eterna» (5 de agosto 2018).

Santa Isabel escribió: “Creo que nada refleja mejor el amor del corazón de Dios que la eucaristía. Es la unión, la comunión, es él en nosotros, nosotros en él. Y ¿no es esto el cielo en la tierra?” (EP 165).

  1. La eucaristía es alimento espiritual

«Jesús se da a nosotros en la eucaristía, se ofrece a sí mismo como alimento espiritual que sostiene nuestra vida» (26 de mayo 2016).

“Jesús es nuestro alimento espiritual. Él nos alimenta y nos nutre; dependemos de él para nuestra salvación”.

  1. La eucaristía es un don que nos ayuda a darnos a los demás

Gracias al don de la eucaristía, también nuestra vida se convierte en “pan partido” para nuestros hermanos (12 de agosto 2018).

Juan Pablo II escribió al respecto que «la eucaristía es el mayor don que Cristo ha ofrecido y ofrece permanentemente a la Iglesia» (31/10/82). Es el «tesoro más precioso» (MF 1).

  1. La eucaristía es una medicina eficaz contra las cerrazones

«La eucaristía es una medicina eficaz contra las cerrazones. El Pan de Vida, de hecho, cura las rigideces y las transforma en docilidad. La eucaristía sana porque nos une a Jesús: nos hace asimilar su manera de vivir, su capacidad de partirse y entregarse a los hermanos, de responder al mal con el bien» (6 de junio 2021).

  1. En la eucaristía aprendemos que tenemos que “partirnos” por los demás

Jesús se ha dejado «partir», se parte por nosotros. Es la eucaristía. Y pide que nos demos, que nos partamos por los demás (18 de junio 2017).

“Jesús se hace frágil como el pan que se rompe y se desmigaja. Pero precisamente ahí radica su fuerza. En la eucaristía la fragilidad es fuerza: fuerza del amor que se hace pequeño para ser acogido y no temido; fuerza del amor que se parte y se divide para alimentar y dar vida; fuerza del amor que se fragmenta para reunirnos en la unidad» (6 de junio 2021).

  1. En la eucaristía nos unimos a Jesús

Recibiendo la eucaristía nos nutrimos del cuerpo y la sangre de Jesús, pero, viniendo a nosotros, es Jesús el que nos une a su cuerpo! (29 de mayo 2016).

  1. La eucaristía contiene anticuerpos de negatividad; Jesús puede inmunizarnos de la tristeza

La eucaristía contiene los anticuerpos para nuestra memoria enferma de negatividad. Con Jesús podemos inmunizarnos de la tristeza». La eucaristía nos transforma en portadores de Dios: portadores de alegría y no de negatividad» (14 de junio 2020).

  1. En la eucaristía pasamos de la muerte a la vida

Cristo es la plenitud de la vida, y cuando ha afrontado la muerte, la ha derrotado para siempre: «Resucitando, destruyó la muerte y nos dio vida nueva». La Pascua de Cristo es la victoria definitiva sobre la muerte, porque él ha transformado su muerte en un supremo acto de amor. ¡Murió por amor! Y en la eucaristía, él quiso comunicarnos su amor pascual victorioso. Si lo recibimos con fe, también nosotros podemos amar verdaderamente a Dios y al prójimo, podemos amar como él nos ha amado, dando la vida.

  1. En la eucaristía Jesús regenera en nosotros el amor

«La eucaristía, Jesús Pan de Vida, es el corazón palpitante de la Iglesia y regenera en nosotros el dinamismo del amor» (19 de agosto 2018).

«Sólo si experimentamos este poder de Cristo, el poder de su amor, somos verdaderamente libres de donarnos sin miedo. Y esta es la misa: entrar en esta pasión, muerte, resurrección, ascensión de Jesús. Y cuando vamos a misa, es como si fuéramos al calvario, lo mismo» (noviembre de 2017).

Como puedes ver, estas frases sobre la eucaristía, o misa, como prefiere el Papa, son una invitación para mantenernos firmes en nuestra relación que ya iniciamos con Jesús, como lo hace un enamorado de su esposa. Necesitamos recordarnos, cultivar nuestro amor, nuestro diálogo con Jesús. Esta puede ser una buena forma de hacerlo.

Esperemos que te sientas motivado y lo compartas con otros compañeros(as) de la catequesis. Recuerda que transmitir la fe es compartir la alegría de haber encontrado a Cristo y, además, es una fuente de inmensa alegría al ver que otros también lo encuentran.

1 Comentario. Dejar nuevo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar